Los mágicos atardeceres de las dunas de Halikounas, Issos y el lago Korission

El lago Korission, la mayor masa de agua dulce de Corfú, forma dos impresionantes barreras de dunas

El lago Korission, en la costa suroeste de Corfú, forma un paisaje único y privilegiado en sus orillas, que lindan con el mar. Tanto, que de hecho se confunden. Porque Korission no es un lago completo, sino que ha abierto un pequeño canal por el que se une con el mar y que separa en dos brazos las impresionantes dunas de Halikounas, para algunos la playa más espectacular de Corfú y para mí, la segunda, pero que pone el colofón a la máxima de que las mejores playas están en este extremo de la isla.

El lago es la mayor masa de agua dulce de Corfú y alimenta huertos y frutales en sus riberas, a las que puede accederse desde multitud de caminos de tierra en su orilla interior o a través de las estrechas mangas convertidas en paradisíacas playas. Desde las alturas, se puede apreciar parcialmente en una curva abierta de la subida a Chlomos.

Issos, la playa por excelencia de Corfú

En su orilla sur, la impresionante y concurrida playa de Issos es un bello y ancho arenal que hacia el norte comienza a estrecharse para convertirse en el brazo sur de Halikounas. Aquí, las dunas pueden alcanzar los 20 metros y son más anchas que en el otro brazo, con más distancia entre el lago y el mar.

La arena se vuelve solitaria conforme avanzamos hacia la desembocadura del Korission, convirtiéndose en una playa paradisíaca, nudista y con construcciones de ramas de los habituales para protegerse cada día del fuerte sol de las horas centrales o incluso pernoctar.

Al final, los amantes de los deportes de agua y viento encuentran su paraíso. La manga aquí se vuelve rocosa y abrupta, y solo se puede doblar hacia la desembocadura caminando sobre las dunas o pasando de entrante a entrante por el agua.

La romántica y solitaria Halikounas, arena sin fin

Al otro lado, Halikounas es también en su extremo de tierra firme es un poco más ancha y concita a más deportistas. Una pista de tierra perfectamente transitable permite llegar hasta la misma boca del lago en lugar de tener que hacer las dunas a pie. Estas son aquí más estrechas, más bajas, y no se pierde de vista la ribera del lago. Al lado del canal, la playa es ancha y solitaria, un verdadero paraíso desde donde eclipsarse con los rosados y anaranjados del atardecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s